Glutatión: El Gran Antioxidante

Cada ser vivo que utiliza el oxígeno como fuente de energía genera como resultado radicales libres, responsables del estrés oxidativo, el envejecimiento, daños en diferente tejidos e incluso alteraciones en el ADN. Lo cual es un proceso completamente natural. Por eso, existen mecanismos de defensa que compensan la acción de los radicales libres. De esto se encargan los antioxidantes que pueden ser exógenos, es decir que no los produce nuestro organismo, y endógenos, que sí los produce el organismo. Esta vez, el protagonista es el glutatión, un gran antioxidante implicado tanto en múltiples funciones del organismo, como en patologías cuando se presentan alteraciones y deficiencias del mismo.

 

¿Que es el glutatión?

El glutatión (GSH) es un antioxidantes endógeno. Es un tripéptido -unión de tres péptidos-  compuesto por el glutamato, cisteína y glicina. Es el antioxidante con mayor presencia en el cerebro.

Todos los organismos vivos, tienen mecanismos de autorregulación que les brindan un estado de completo equilibrio. A esto se le conoce como homeostasis

El estrés oxidativo (o envejecimiento) se da cuando el estado de homeostasis óxido-reducción de la célula se desequilibra. Esto ocurre cuando las contrapartes antioxidantes y prooxidantes se alteran. Y aquí, es donde el glutation juega un gran papel ya que tiene un papel regulador de este estado que se da en todos los organismos aeróbicos, es decir, cualquier organismo que necesite oxígeno para vivir. Cuando estos mecanismos contrarreguladores ocurren con normalidad, la homeostasis de la célula se mantiene. Gracias a esto se habla del glutation como una molécula universal.

 

¿Cuál es la función del glutatión?

Existen átomos, iones y moléculas reactivas del oxígeno que por su alta reactividad, tienen la capacidad de modificar o atrofiar las células y tejidos sanos si llegan a interactuar con ellos. Para contrarrestar este daño celular, los organismos tienen mecanismos que eliminan y evitan la acumulación de estas células inestables.

Este es una de las funciones del glutatión: tiene la capacidad estabilizar a estas células inestables llamadas especies reactivas del oxígeno y radicales libres a través de la donación de electrones.

Este poderoso antioxidante se ve involucrado en todos lo sistemas del organismo, especialmente el sistema inmunitario, el sistema nervioso, el sistema gastrointestinal y los pulmones. Tiene también un papel muy importante en procesos como:

 

  • Eliminación de H2O2 y radicales libres de la célula formados en ella misma
  • Recuperación y mantenimiento de antioxidantes exógenos como la vitamina C -ácido ascórbico- y vitamina E -alfatocoferol-
  • Desintoxicación de residuos producidos por fuera de la célula/organismo llamados xenobióticos
  • Transporte y almacenamiento de la cisteína: un aminoácido que constituye alrededor del 12-14% del cabello y la piel
  • Balance en las reacciones redox de la célula: ganancia o pérdida de electrones
  • Sintetización  y reparación del ADN,  proteínas y prostaglandinas
  • Activación de distintas enzimas
  • En el sistema inmunológico modula la presentación de antígenos a los linfocitos influyendo en el tipo de respuesta que tiene el sistema inmune
  • Regulación de la apoptosis
  • Incremento en el proceso de depurar células T citotóxicas y células NK

¿Cómo se obtiene el glutatión?

Naturalmente, el glutatión se sintetiza a partir de tres aminoácidos: L-cisteína, ácido L-glutámico y glicina. Esto significa que no es esencial ya que se forma a partir de otros componentes ya presentes en el organismo. La L-cisteína por ejemplo tiene a cargo la actividad del glutatión y donar electrones. Este aminoácido no se encuentra en todos los alimentos y por ende, es frecuente encontrar obstáculos en la síntesis de glutatión.

La carne cruda y los huevos son alimentos ricos en L-cisteína.

 

¿Es efectiva la suplementación de glutatión?

La suplementación directa de glutation es algo que sigue siendo objeto de investigación. Sin embargo, en un ensayo controlado se pudo demostrar que la suplementación oral de este antioxidante puede aumentar las reservas corporales de este antioxidante. Se encontró que después de 1, 3 y 6 meses de suplementación, los niveles de glutation en la sangre habían aumentado. Aunque en la mayoría de los casos, esos niveles dependían de la dosis y el tiempo. Después de un mes de suspender la suplementación, los niveles habías vuelto a su nivel inicial.

Ahora, la suplementación directa de glutatión no es la única opción. Esto se debe a que la síntesis de glutatión, es decir su producción, se puede potenciar a partir del aumento del consumo de alimentos ricos en sus precursores o suplementación de los mismos.

Un estudio realizado en Baylor College of Medicine en Houston, Texas, se encontró que la suplementación de L-cisteína y glicina restaura por completo la síntesis de glutatión. 

Como ya lo mencionamos, con la deficiencia de glutatión se le da paso al estrés oxidativo y al envejecimiento. Esto ocurre, cuando la síntesis de glutatión disminuye -situación característica de las personas mayores-. Este hallazgo apunta a que la suplementación de L-cisteína y glicina es una herramienta efectiva para combatir el estrés oxidativo y el envejecimiento.

 

Enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo

La GRd es una enzima homodimérica que permite tener concentraciones de glutatión en la célula. Esto quiere decir que una leve alteración en la actividad de esta enzima, conlleva a una disminución en los niveles de glutatión. Como consecuencia, hay un aumento de las especies reactivas del oxígeno y radicales libres que le dan paso al estrés oxidativo, deficiencia en el sistema inmunológico y exceso de residuos producidos por la célula. 

Aunque no son la única causa, estos fenómenos ya mencionados  se han relacionado con enfermedades como el cáncer, VIH, Diabetes Mellitus, enfermedad de Parkinson, Alzheimer, cataratas, asma, obesidad, entre otras. Por tanto, los niveles de glutatión en el organismo son fundamentales para la salud. Así mismo, la enzima GRd y sus aminoácidos precursores son de vital importancia para tener una óptima concentración y síntesis de este importante antioxidante.

0 thoughts on “Glutatión: El Gran Antioxidante”

Leave a Comment