Enfermedad Celíaca: La Patología Autoinmune

Desde hace algunos años, se ha despertado la discusión alrededor de si consumir gluten es algo saludable o no. Se empezó a hacer más popular la tendencia a preferir productos y seguir dietas libres de gluten. Esto se debe a que cada vez aumenta más el registro de patologías relacionadas al consumo del gluten. Aquí, la Enfermedad Celíaca a pesar de ser la “intolerancia” más extrema, deja de ser la protagonista. Existe también la Alergia al Gluten y se ha encontrado evidencia de que existe una nueva manifestación llamada Sensibilidad al Gluten no Celíaca. Pero a esta le dedicaremos otro artículo.

Esas otras patologías no se deben confundir con la Celiaquía ya que se trata de una enfermedad de carácter autoinmune que afecta al rededor 1-2% de la población. Pero, antes de avanzar en lo que es la Enfermedad Celíaca, empecemos conociendo todas las partes involucradas en ella:

 

1. ¿Qué es el Gluten?

El gluten es la proteína que resulta de la unión de dos proteínas más pequeñas llamadas Gliadina y Glutenina. Ésta proteína, está presente en una variedad de cereales como el centeno, la cebada, la avena, la espelta, etc. Pero su mayor concentración se encuentra en el trigo. Se le conoce por sus características viscoelásticas, siendo así responsable de hacer las masas elásticas en la panificación. Además, el gluten hace posible el proceso de fermentación porque permite la retención de gases. Así se consigue el aumento de volumen y la esponjosidad en las masas.

Nutricionalmente el gluten es bastante pobre. Es principalmente rico en carbohidratos y su contenido de aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales es casi cero. Por tanto, su consumo es innecesario y abandonarlo no representará ninguna deficiencia nutricional.

 

2. ¿Qué pasa en el cuerpo de una persona celíaca?

La Enfermedad Celíaca podría ser la condición de ‘‘intolerancia permanente’’ al gluten más extrema. La Celiaquía, es una enfermedad autoinmune en la que se nace con el gen de la Celiaquía: HLA DQ2 y/o HLA DQ8. Aquí, se ve afectado principalmente el intestino y por esa misma razón puede llegar causar daños en otras áreas del cuerpo.

Antes de ver qué pasa en el cuerpo de una persona celíaca, debemos conocer ciertos conceptos:

  1. Las proteínas están compuestas por una gran unión de aminoácidos.
  2. Los péptidos también se componen de una unión de aminoácidos pero aquí, la cantidad es más baja.
  3. Las proteasas son enzimas que con una molécula de agua pueden romper los enlaces peptídicos en las proteínas.
  4. Un antígeno es una molécula tóxica (o ajena) para el organismo. Como consecuencia, el sistema inmunitario la reconoce y se provoca la formación de anticuerpos para que combatan con él.
  5. Un epítopo, es el punto de unión de un antígeno y el receptor de la célula inmunitaria. Es decir, el anticuerpo.

La respuesta autoinmune que se presenta en una persona celíaca es causada por los péptidos derivados del gluten. Éstos, son la fracción protéica del trigo insoluble en agua.

 

Daño en la Barrera Intestinal.

 

Aunque los péptidos del gluten son relativamente digeribles por proteasas humanas, hay péptidos específicamente de la gliadina -una de las proteínas del gluten y la más problemática- que contienen epítopos tóxicos. Estos epítopos se detectan en el sistema inmune de la mucosa intestinal y desencadenan respuestas pro-inflamatorias y citotóxicas inmunes. En otras palabras, ciertas células del gluten se presentan como tóxicas para el sistema inmune ¿Cuál es la consecuencia? Se provoca el daño epitelial del intestino delgado que permeabilidad intestinal. De esto último, se pueden derivar enfermedades mentales, dermatológicas, hormonales, entre otras.

 

Diagnóstico de la Enfermedad Celíaca

En los últimos años los métodos para la detección de la Celiaquía se han refinado. Esto ha permitido la precisión en su diagnóstico y en el reconocimiento de sus síntomas. Sus síntomas, además de ser bastante diversos, pueden fácilmente confundirse con patologías totalmente ajenas al gluten. En la Enfermedad Celíaca se suelen presentar síntomas tanto intestinales como extraintestinales.

Los síntomas digestivos -intestinales- como el dolor abdominal, la diarrea y la dispepsia, son bastante frecuentes. Lastimosamente, por su frecuencia pueden llegar a ser mal diagnosticadas al no haber una evidente relación con el consumo de gluten.

 

¿Cuáles son los Síntomas de la Celiaquía?

De los síntomas digestivos anteriores, la más recurrente es la dispepsia o la indigestión. Esta se manifiesta con flatulencia, distensión abdominal, diarrea, náuseas y dolor abdominal. Estos síntomas pueden manifestarse días e incluso meses después de la ingestión del gluten. Debido a que estos síntomas también son comunes y frecuentes en personas con Síndrome de Intestino Irritable (SII), este síndrome, puede llegar a ser el primer diagnóstico en una persona Celíaca antes de llegar al diagnóstico correcto.

También, existen enfermedades asociadas a Celiaquía, en donde la intolerancia al gluten puede llegar a ser la causa subyacente:

  • Dermatitis Herpetiforme (DH): se forman ampollas y urticaria en zonas como el cuello, la parte inferior de la espalda, codos, rodillas incluso incluso en la cara. Pueden causar una fuerte sensación de picazón y quemazón y la piel se debilita mucho.
  • Ataxia por Gluten (AG): el cerebro se ve directamente atacado provocando descoordinación en ciertos movimientos
  • Anemia Ferropénica: donde los niveles de hierro en la sangre son muy bajos
  • Leucopenia: niveles extremadamente bajos de leucocitos (glóbulos blancos)
  • Aftas bucales: presentes en el 10-40% de los celíacos no diagnosticados
  • Defectos en el esmalte dental: se relaciona con la pobre absorción de calcio en el período de dentición definitiva
  • Osteoporosis: es más frecuente en la edad adulta. En pacientes Celíacos se hace dos veces mayor su recurrencia que en pacientes no Celíacos
  • Cefaleas: se ha encontrado una frecuencia del 4,4% de las cefaleas en personas Celíacas. Estas siempre mejoran una vez se adopta una dieta libre de gluten

Si no soy celíaco ¿debería evitar el gluten?

Debido a su composición el gluten puede llegar a generar permeabilidad intestinal. Esto se debe a la capacidad que tiene de alterar distintas funciones. Tanto en la mucosa intestinal -las funciones de barrera en el intestino delgado- como a nivel sistémico. Como resultado, se da una mala absorción de nutrientes tan importantes como el hierro, calcio, ácido fólico y vitaminas.

De hecho, un estudio realizado en personas con Síndrome de Intestino Irritable, se encontró que el trigo estaba incluido en la lista de alimentos a los que presentaban hipersensibilidad. En todos los casos, una vez dejaban de consumir gluten, su sintomatología mejoraba. Así que, basándonos en eso, llevar una dieta sin gluten puede tener más beneficios que una en donde sí se consuma con frecuencia. Todavía, hay muchas preguntas al respecto y este tema sigue siendo tema de estudio.

Entonces, si eres una persona que tiene este tipo síntomas con frecuencia, podrías preguntarte si el gluten está causando estragos en tu organismo. Tal vez, seas una persona Celíaca o tengas una Sensibilidad al gluten. Si este es el caso, debes eliminarlo por completo de tu dieta. Incluso, si después de haber consultado con tu médico, tu diagnóstico no tiene relación aparente con el gluten, podrías intentar llevar una Dieta Libre de Gluten. Como vimos, la sintomatología causada por el gluten puede ser confundida con otros trastornos digestivos. 

 

Leave a Comment