Dolor en el hombro: causas y tratamientos

Hoy en día el síndrome de hombro doloroso es una patología muy presente en la sociedad. Este síndrome tiene una prevalencia en un año que oscila entre 5 y el 47%. Solamente ha sobrepasado por trastornos de dolor lumbar o de la rodilla. Esto quiere decir que el dolor en el hombro es una causa muy frecuente de trastornos musculoesqueléticos.

 

Características del hombro doloroso

Generalmente, el dolor de hombro se caracteriza por síntomas en distintas articulaciones, músculos, tendones y bursa. Los cuales están involucrados en el movimiento del hombro.

La aparición del dolor de hombro es variable y puede producirse sin causa directa, o puede relacionarse con traumatismo, movimientos repetitivos o un evento neurológico (es decir, un accidente cerebrovascular). El dolor de hombro a menudo ocasiona una limitación en las actividades a corto plazo y con menos frecuencia se desarrolla en una condición crónica.

 

Tipos de dolor en el hombro

El dolor que se produce en el hombro puede tener diversos factores que pueden contribuir a una lesión. A su vez, pueden aparecer de manera aislada o combinada. Aquí te los mencionamos:

Factores inflmatorios

Los tendones y bursa se inflaman, a menudo debido al uso excesivo o, a factores anatómicos (es decir, erosión). Hay qué diferenciar una tendinitis de hombro  o tendinitis de brazo. Esta consiste en un proceso inflamatorio provocado por un roce de una tendinosis de hombro la cual es un proceso degenerativo por el cual el tendón se engrosa y degenera cómo causa a un exceso de carga. También se pueden desgarrar los tendones del hombro (es decir, desgarro del manguito rotador), o las superficies de las articulaciones se pueden dañar con procesos degenerativos (es decir, osteoartritis) o enfermedad autoinmune (es decir, artritis reumatoide).

Exceso de movimiento

Las cápsulas y los ligamentos están laxos y permiten el movimiento excesivo, lo que resulta en la inestabilidad del hombro. Este problema surge por factores congénitos (que pueden provocar múltiples direcciones de inestabilidad) o por traumatismo (que produce una dirección de inestabilidad tras una luxación de hombro). El excesivo movimiento del hombro puede tener como resultado la subluxación de hombro o un hombro dislocado)

Limitación del movimiento

Las cápsulas y los ligamentos están tensos y restringen el movimiento del hombro, especialmente al levantar los brazos por encima de la cabeza o detrás de la espalda. Este problema es común después de una inmovilización prolongada. Sin embargo, también puede ocurrir cuando la articulación del hombro sufre un proceso relacionado con el sistema nervioso (es decir, capsulitis adhesiva o síndrome del hombro congelado). También podemos ver limitada la movilidad del hombro debido a procesos como la artrosis de hombro.

Déficit de contromotor o debilidad

Los músculos que equilibran la cabeza del húmero o escápula están débiles, lo que provoca un movimiento del hombro ineficiente. Este problema puede producirse como consecuencia de una mala postura o puede ocurrir en atletas que entrenan mucho o de manera incorrecta. Esto a medio largo plazo acabará provocando lesiones como las anteriormente citadas (inestabilidad de hombro, tendinitis de hombro o tendinitis del manguito rotador y por lo tanto dolor en los hombros).

 

Síntomas del hombro doloroso

Los síntomas de un hombro lesionado pueden ser muy variables. Desde dolor en el hombro al levantar el brazo hasta dolor en todo el brazo a la hora de dormir. Cuando el dolor de hombro es muy intenso puede irradiar a otras áreas del cuerpo. Otros síntomas incluyen debilidad en el brazo, limitación de la movilidad del hombro y dificultad para realizar las tareas diarias.

La articulación del hombro está relacionada con varias estructuras que pueden ser al mismo tiempo una fuente de dolor. Se compone principalmente de tres articulaciones:

  1. Glenohumeral (articulación primaria del hombro)
  2. Escapulotorácica (articulación secundaria del hombro)
  3. Esternoclavicular y Acromioclavicular (articulaciones accesorias)

Tres grandes grupos musculares:

  1. El manguito rotador (responsable del mantenimiento del equilibrio glenohumeral)
  2. Los estabilizadores escapulares (responsables de la posición de la escápula)
  3. Los motores primarios (responsable de los movimientos de potencia)

Y finalmente, hay varias bolsas que pueden provocar dolor en el hombro y las más pertinentes se encuentra en un área conocida como el espacio subacromial provocando así una lesión denominada “bursitis subacromial”.

 

Diagnóstico de las lesiones en el hombro

Para la valoración del hombro doloroso lo primero y principal es descartar que la fuente del dolor produzca de otra estructura. Con esto nos referimos a un posible dolor irradiado a causa del cuello o del sistema nervioso.

Después realizaremos la valoración pertinente valorando mediante los test ortopédicos para lesiones de hombro la cual nos dirá las estructuras comprometidas. También realizaremos un estudio del control motor y la fuerza de las estructuras como el manguito de los rotadores y los estabilizadores escapulares para comprobar posibles alteraciones del movimiento. Y por último podemos realizar pruebas de imagen como la ecografía para valorar posibles alteraciones musculares o tendinosas (como una tendinitis del supraespinoso) o la resonancia magnética para valorar también lesiones del complejo ligamentos o glenohumeral.

 

Tratamiento del dolor de hombro

Una vez hayamos delimitado el problema por el cual se produce el dolor en el hombro podremos pasar a una fase de tratamiento.

Cada patología tiene su tratamiento específico. En caso de haber una lesión de los ligamentos glenohumerales y tener una inestabilidad de hombro habrá de valorarse la cirugía para poder estabilizar la capsula glenohumeral, la posterior rehabilitación y ejercicios para recuperar la fuerza y el control motor del hombro.

En caso de sufrir de una tendinosis de hombro o una tendinitis del manguito rotador, el tratamiento adecuado será el uso de la técnica de electrolisis percutanea intratisular (Epi/Epte) para ayudar a la regeneración del tejido acompañado de un programa de ejercicios de carga adecuado.

Para problemas de inflamación o rigidez realizaremos terapia de fisioterapia para el dolor de hombro combinando trabajo de electroterapia o terapia antiinflamatoria con terapia manual. En algunas ocasiones también podremos utilizar una infiltración de hombro para reducir la inflamación y el dolor.

Y por último si el problema es producido por una alteración del control motor escapular o de la zona glenohumeral lo correcto es realizar trabajo de readaptacion muscular para recuperar la estabilidad glenohumeral y el control motor del hombro.

 

Algunas conclusiones…

Sea cual sea la causa de tu dolor, lo más correcto es acudir a un profesional de la salud para valore. Así, se podrá determinar qué tipo de lesión se puede estar produciendo. Este profesional realizará la valoración y las pruebas necesarias para delimitar la lesión en el hombro y plantear un tratamiento acordé a las necesidades. Por eso siempre aconsejamos acudir a una buena clínica de rehabilitación dónde podrán ayudarte a recuperar tu problema de hombro.

Leave a Comment