Tu Dieta Es La Clave

Sopa de Carne y Caldo de Huesos #LowCarb

copia
AuthorMariana MarínDifficultyIntermediate

Personalmente soy amante de la carne y las sopas. Esta receta es un reflejo de eso.

La carne que utilizamos en esta ocasión aporta un sabor que predomina en el plato, lo que lo hace delicioso: sabor a carne y especias.

Debo resaltar, que utilicé caldo de hueso y esta es una de las razones por las que me encanta utilizarlo y nunca me falta en la nevera. El caldo de hueso listo te permite hacer una sopa fácil, deliciosa y extremadamente nutritiva en muy poco tiempo. Utilizarlo es demasiado práctico y perfecto para una comida después de un entrenamiento intenso y/o un ayuno.

El caldo de huesos te aportará electrolitos, aminoácidos y vitaminas mientras que cuida tu intestino.

Te animo a que hagas tu propio caldo de huesos, podrás encontrar el paso a paso en el resto de las recetas.

Sin embargo, si no lo tienes hecho para esta receta, no hay problema. Ya verás por qué lo puedes intercambiar.

Anímate a probar esta sopa ¡Vas a quedar encantado/a!

Las cantidades de esta receta están pensadas para una persona. Si vas a cocinar para alguien más, simplemente duplica las cantidades.

Yields1 Serving
Prep Time30 minsCook Time20 minsTotal Time50 mins
 200 g de carne posta o masa de frente (es un corte de res duro y con mucho sabor, perfecto para desmechar)
  cup de caldo de hueso. Si no tienes caldo de hueso puedes utilizar el caldo de carne que resultará en el proceso de elaboración de la receta.
 2 cups de agua
 ½ cebolla grande picada (yo lo hice con cebolla morada en pedazos grandes)
 1 tbsp maní picado (opcional)
 1 tsp de sal
 1 tsp de orégano
 1 tsp ajo en polvo
 ½ tsp paprika ahumada
 ½ tsp de cúrcuma
 2 pinches de pimienta molida
 1 tsp de comino molido
1

La carne que utilizamos en esta receta es dura pero tiene un sabor exquisito. Por eso, hay dos opciones para cocinar la carne:

1. En una olla a presión que la cocinará en 30 min aproximadamente.
2. Cocinarlo en una olla tradicional pero la cocción tardará al rededor de 2 horas. Así que, utiliza lo que tengas.

2

En la olla en la que vayas a cocinar la carne, pon 2 tazas de agua, media cucharadita de sal, media cucharadita de ajo, 1 cucharadita de oregano y 1 cucharadita de comino molido. Ponlo a fuego alto y agrega la carne.

3

Una vez empiece a hervir:

1. Si estás utilizando olla a presión, tápala e inmediatamente baja el fuego a potencia baja.
2. Si estás utilizando una olla común y corriente, entonces tapa la olla y disminuye el fuego a potencia media.

4

1. Pasados aproximadamente 30 minutos apaga la olla a presión, y déjala reposar unos 10 minutos para poderla abrirla después (antes de abrir la olla, debes verificar que al levantar la válvula ya no salga vapor).
2. Cómo en una olla tradicional la cocción tardará más, revisa la carne cada 30 minutos aproximadamente para que, en caso de que el agua se reduzca mucho, le pongas más. De esta forma la carne tardará más o menos 2 horas en estar blanda y suave.

5

Cuando tengas la carne perfectamente cocinada y lista para desmechar, en una sartén grande saltea la cebolla y el maní con algo de aceite de coco y adiciona las especias que faltan: 1/2 cucharadita de sal, 1/2 cucharadita de ajo y toda la paprika ahumada, la pimienta y la cúrcuma.

6

Mientas a cebolla se saltea y los sabores se van integrando, desmecha la carne en otro recipiente.

7

Una vez tengas la carne desmechada, agrégala al sartén con la cebolla y las especias y además, agrega 4 cucharadas de caldo de carne que te quedó después de cocinarla.

8

Por último, agrega 2/3 de caldo de hueso a la sartén, un poco más de sal y deja cocinar todo junto por unos 10 minutos más.

Si no tienes caldo de hueso, utiliza la misma cantidad pero del caldo de carne que te quedó y haz exactamente lo mismo.

El resto (si te queda) lo puedes guardar y utilizar en futuras sopas, salsas, etc. Queda con un sabor a carne espectacular que sin duda le dará un toque especial a tus preparaciones.

9

Pasados los 10 minutos, tu sopa está lista ¡a disfrutar!

Comparte

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¡Regístrate para recibir tu eBook gratuito!

Ingresa tu email para que obtengas acceso inmediato a la guía completa y gratuita de los 7 Malos Hábitos que te Tienen Enfermo y Cómo Puedes Corregirlos

Más artículos

Tortillas de plátano y coco ¡Sin gluten y sin maíz!

Estas tortillas son perfectas cuando se busca evitar el gluten y los cereales. Su sabor es un poco dulce pero la combinación de coco y plátano ¡Te va a encantar!

Estas tortillas son bastante versátiles. Puedes usarlas para unos tacos, una quesadilla o para acompañar unos huevos en el desayuno. Pruébalas y combínalas como quieras.

Sin embargo, ten en cuenta que al no tener gluten, no son tan flexibles como una tortilla tradicional, así que si intentas hacer algo como un burrito, probablemente se partan.

También, puedes congelarlas y usarlas cuando gustes, pero debe ser con alguna lámina entre ellas para que no se peguen.

En todo caso, intenta hacerlas. Verás que su sabor es ¡delicioso! Y lo mejor… son muy saludables, aquí no hay harinas refinadas ni azúcares añadidos.

Super Bowl de Açai en 3 pasos

Este bowl de açai es extremadamente delicioso fácil, rápido y versátil. Esta lleno de nutrientes, antioxidantes, grasas saludables, es bajo en carbohidratos y puedes adicionarle mantequilla de nueces para aumentar su contenido en proteína. No te tomará mucho disfrutar de esta delicia y es una excelente opción si tienes ganas de un postre saludable.

Opina sobre esta receta