Tu Dieta Es La Clave

Caldo de huesos: la receta más sencilla

caldo de huesos
AuthorMariana MarínDifficultyBeginner

El caldo de huesos es un super alimento. Es rico en aminoácidos, minerales, vitaminas y es una gran fuente de colágeno. Tiene propiedades antiinflamatorias y se utiliza en el tratamiento de permeabilidad intestinal porque ayuda a sanar la barrera intestinal.

Adicionalmente, al ser tan rico en electrolitos, es perfecto para tomar después de ayunar.

Las opciones para utitlizarlo son muy diversas. En particular, verás que esta receta no agrega ningún vegetal o sazón para mayor durabilidad y cuando lo vayas a utilizar puedes sazonarlo como quieras. Agrégalo a vegetales salteados para hacer sopas rápidas, utilízalo como base para salsas y otros caldos. Si te gusta, puedes simplemente agregar algunas hierbas o especias y beberlo en taza. El de la foto por ejemplo, tiene algo de sal, cilantro y cúrcuma. Es totalmente a tu gusto.

Yields1 Serving
Prep Time15 minsCook Time1 dayTotal Time1 day 15 mins
 2 kg de huesos de res, cerdo o pollo. Los que tengan disponibles en la carnicería te van a servir y podrás mezclarlos. En particular las patas de pollo tienen mucho más colágeno.
 125 ml de vinagre (o dos pocillos pequeños). Puedes utilizar vinagre blanco o vinagre de sidra de manazana. Este ingrediente es fundamental ya que es lo que permitirá que durante la cocción, los huesos liberen todos sus nutrientes.
 6 l aproximadamente de agua (dependerá del tamaño de tu olla).
1

Pon los huesos en la olla con el agua y el vinagre a fuego alto (Asegúrate de dejar al menos 4 centímetros de distancia entre el nivel del agua y el final de la olla para evitar que se riegue).

2

Pasados unos 20 min aproximadamente, empezarás a ver en la superficie del agua una espuma. Retirala con una cuchara, revuelve todo y vuelve a retirar la espuma hasta que deje de salir la mayor parte. Aquí estarás quitando algunas impurezas en los huesos.

3

Tan pronto empiece a hervir, disminuye el fuego a nivel bajo para que deje de hervir y tapa la olla.

4

Ahora, deja el caldo cocinandose a fuego bajo por mínimo 18 horas y puedes dejarlo hasta 24 horas. Cada 4 horas puedes revisar el caldo y ponerle un poco más de agua ya que se irá reduciendo bastante. Si no te sientes cómod@ dejando el caldo cocinarse durante toda la noche, puedes apagarlo y continuar al día siguiente.

5

Una vez pasado este tiempo, deja que el caldo se enfríe y retira los huesos (si algunos tienen carne puedes quitarle la carne y consumirla después).

6

Guarda una parte del caldo en la nevera (verás que cuando se enfríe queda gelatinoso) y el resto en recipientes que puedas meter al congelador. Así tendrás caldo listo para que vayas sacando a medida que necesites.

Comparte

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¡Regístrate para recibir tu eBook gratuito!

Ingresa tu email para que obtengas acceso inmediato a la guía completa y gratuita de los 7 Malos Hábitos que te Tienen Enfermo y Cómo Puedes Corregirlos

Más artículos

Torta de Zanahoria y Chai: sin gluten, sin azúcar y sin aceites proinflamatorios.

¿Te gusta la torta de zanahoria y el te chai? Esta torta te va a fascinar. La combinación de sabores es deliciosa y lo mejor es, que es saludable. Está endulzada con stevia, no tienen gluten, ni grasas proinflamatorias como las que con frecuencia se utilizan en la industria. En esta receta utilizaremos aceite de coco.

Es muy fácil de hacer y deliciosa. Una vez horneada, puedes guardarla en la nevera para que te dure varios días y luego, calentar una porción en el horno cuando quieras comer.

Intenta hacerla y ¡disfruta!

Granola Casera de Banano y Coco

Si te gusta el banano y el coco esta granola casera ¡te va a encantar!

Dado que la granola es algo que se suele consumir a diario, las cantidades de esta receta están pensadas para que tengas granola para muchos días. Así no tienes que preocuparte porque ya tu granola se va a acabar.

Es alta en proteína, grasas saludables antioxidantes, te llenará de energía, saciedad y el sabor… ¡es sencillamente delicioso!

Opina sobre esta receta