Caldo de huesos: la receta más sencilla

AuthorMariana MarínCategoryDifficultyBeginner

Yields1 Serving
Prep Time15 minsCook Time1 dayTotal Time1 day 15 mins

 2 kg de huesos de res, cerdo o pollo. Los que tengan disponibles en la carnicería te van a servir y podrás mezclarlos. En particular las patas de pollo tienen mucho más colágeno.
 125 ml de vinagre (o dos pocillos pequeños). Puedes utilizar vinagre blanco o vinagre de sidra de manazana. Este ingrediente es fundamental ya que es lo que permitirá que durante la cocción, los huesos liberen todos sus nutrientes.
 6 l aproximadamente de agua (dependerá del tamaño de tu olla).

1

Pon los huesos en la olla con el agua y el vinagre a fuego alto (Asegúrate de dejar al menos 4 centímetros de distancia entre el nivel del agua y el final de la olla para evitar que se riegue).

2

Pasados unos 20 min aproximadamente, empezarás a ver en la superficie del agua una espuma. Retirala con una cuchara, revuelve todo y vuelve a retirar la espuma hasta que deje de salir la mayor parte. Aquí estarás quitando algunas impurezas en los huesos.

3

Tan pronto empiece a hervir, disminuye el fuego a nivel bajo para que deje de hervir y tapa la olla.

4

Ahora, deja el caldo cocinandose a fuego bajo por mínimo 18 horas y puedes dejarlo hasta 24 horas. Cada 4 horas puedes revisar el caldo y ponerle un poco más de agua ya que se irá reduciendo bastante. Si no te sientes cómod@ dejando el caldo cocinarse durante toda la noche, puedes apagarlo y continuar al día siguiente.

5

Una vez pasado este tiempo, deja que el caldo se enfríe y retira los huesos (si algunos tienen carne puedes quitarle la carne y consumirla después).

6

Guarda una parte del caldo en la nevera (verás que cuando se enfríe queda gelatinoso) y el resto en recipientes que puedas meter al congelador. Así tendrás caldo listo para que vayas sacando a medida que necesites.

Ingredients

 2 kg de huesos de res, cerdo o pollo. Los que tengan disponibles en la carnicería te van a servir y podrás mezclarlos. En particular las patas de pollo tienen mucho más colágeno.
 125 ml de vinagre (o dos pocillos pequeños). Puedes utilizar vinagre blanco o vinagre de sidra de manazana. Este ingrediente es fundamental ya que es lo que permitirá que durante la cocción, los huesos liberen todos sus nutrientes.
 6 l aproximadamente de agua (dependerá del tamaño de tu olla).

Directions

1

Pon los huesos en la olla con el agua y el vinagre a fuego alto (Asegúrate de dejar al menos 4 centímetros de distancia entre el nivel del agua y el final de la olla para evitar que se riegue).

2

Pasados unos 20 min aproximadamente, empezarás a ver en la superficie del agua una espuma. Retirala con una cuchara, revuelve todo y vuelve a retirar la espuma hasta que deje de salir la mayor parte. Aquí estarás quitando algunas impurezas en los huesos.

3

Tan pronto empiece a hervir, disminuye el fuego a nivel bajo para que deje de hervir y tapa la olla.

4

Ahora, deja el caldo cocinandose a fuego bajo por mínimo 18 horas y puedes dejarlo hasta 24 horas. Cada 4 horas puedes revisar el caldo y ponerle un poco más de agua ya que se irá reduciendo bastante. Si no te sientes cómod@ dejando el caldo cocinarse durante toda la noche, puedes apagarlo y continuar al día siguiente.

5

Una vez pasado este tiempo, deja que el caldo se enfríe y retira los huesos (si algunos tienen carne puedes quitarle la carne y consumirla después).

6

Guarda una parte del caldo en la nevera (verás que cuando se enfríe queda gelatinoso) y el resto en recipientes que puedas meter al congelador. Así tendrás caldo listo para que vayas sacando a medida que necesites.

Caldo de huesos: la receta más sencilla

Leave a Comment